Entradas

MEDICINA DE MERCADO

    Hasta hace unas décadas no mucho más de cuatro, aunque de todo hubiera en la viña del Señor, el médico, en general, lo era para curar, para aliviar o paliar el dolor de los enfermos, su sufrimiento y él de sus familias, esa era la respuesta que daban a la voz que un día los llamó a ejercer una de las profesiones más humanas y más necesarias tanto para el individuo como para la colectividad. Eran personas empáticas, sencillas, próximas, cuya sola presencia hacía sentir alivio al paciente, acudían a tu casa, se sentaban en la cama, conversaban sin prisa, preguntaban por síntomas y por cosas intrascendentes, sabían tu historia, sin ordenador, a base de conversaciones conocían tus pesares, tus alegrías, tus predilecciones y tus debilidades...con un instrumental que hoy es de museo te auscultaban, metían la nariz en tu boca para oler tu aliento, no estaban tan limitados como ahora aunque fueran especialistas y lo mismo veían al abuelo que al nieto, eran auténticos médicos de familia po…

DÍA UNIVERSAL DE LA POESÍA 2015

Imagen
A ti, como poeta, no te pido, te exijo:
me expliques el misterio por el que ves hermosos esos mundos tremendos donde campa la muerte, donde la guerra es crónica igual que la miseria y millones de hombres alargan su agonía, insistiendo a la vida que les conceda prorroga.                                                   P. López   Del libro Versos e Asfalto Hoy, 21 de marzo e 2015, la UNESCO decidió hace, 16 años celebrar el día universal de la poesía, de ese arte que hermana a los pueblos y a las culturas, en el sano ejercicio de hacer arte por medio de la palabra, cuando transmite sentimientos que hacen vibrar la emoción de otra persona cuando quiera que la lea o que la escuche, ahí es nada.  Así desde la más remota antigüedad las personas hemos creado nuestras poesías o hemos recreado las de otras, convocando con los vocablos toda suerte de estados de ánimo, de amor, alegría, pena, amor o desamor, esperanza, desgarro, desesperanza.... reivindicación, si reivindicación, porque hoy los poetas …
SUICIDIO A ti Cuando todo es promesa desnuda entre dos luces, en ese justo instante que todo está sereno, saltó por la ventana y se llenó de espanto con la primera brisa: sobre el asfalto gris selló su vida. Dormidos hasta entonces, atónicos, sonámbulos, se abrieron los postigos a aquel montón humano latiente todavía. Sobre las mantas grises del juzgado de guardia los pájaros gorjean y convocan el día. Pura López, de Versos  de  asfalto, Devenir
Imagen
DESPEDIDA “Un día habré dormido con un sueño tan largo que ni tus besos puedan avivar el letargo.” Alfonsina Storni La piel helada, herida la caricia, abatida, igual que una paloma que cayera en la hierba. El fuego se hace hielo y tus dedos se asustan de ese frío. Se ha apagado la voz igual para el amor que para los reproches. Y se nos quedaran tantas palabras silenciadas por siempre. Envuelta en esa ausencia –horizontal distancia-- envuelta en esa escarcha que me otorgó la muerte seré para ti extraña. Tú pensarás en mí ansiosa, gozadora, caminando contigo. Recordarás mi voz –ronca como el Levante- pensarásen la luz cuando evoques mis ojos, recordarás mi sueño de amor en alto vuelo. Pura López Del libro Alacena, poesía fundamental.
Imagen
  Hasta siempre, Rafael de Cózar
      Este mediodía, poco antes de comer, para matar el rato he entrado en Facebook y se me  ha helado la sangre, a bote pronto, como si de un dardo envenenado se tratara, me ha dejado atónita la muerte de Fito Cózar, como le decíamos entre amigos. Si bien sabemos que la muerte es cierta para todos y nos aguarda, agazapada detrás de cualquier esquina, nunca la esperamos; pero hay personas que transmiten vida y alegría, y Rafael las transmitía, con su sonrisa que acababa en pronta carcajada, generalmente, su mirada viva, su ingenio, su acogida cariñosa, su sarcasmo, su guasa, parecía invulnerable, parecía que tardaría siglos en llegarle. Su buen hacer literario, su diversificación como artista, su talante conciliador, su plenitud, su personalísimo estilo en el arreglo, que en él era lo natural, su saber estar y su  empatía, han hecho que fuera una persona querida para mucha gente, y que hoy esa gente estemos algo más solos. La última vez que nos vimos al…
Imagen
TERESA



“Dejé el hogar con apagados troncos…”         María  Beneyto


A Teresa…,
protagonista real de esta historia.



Vino desde las brañas, rezumando nostalgia
tan gris como sus ojos aguados por los años.
Trabajó como un buey desde que se recuerda.
Olía a roble recio, a maíz, a montaña...

Cuando cesó la guerra, sabiendo ya imposible
el mundo que soñara, huérfana de sus hijos,
se dirigió hasta el Sur buscando algún calor,
¡Tenía todavía que agarrarse a la vida!

No llegó a comprender--en la cabeza el pote--
con la morriña a cuestas de la patria imposible,
calzada de almadreñas, el por qué la miraban
camino de su cueva, en esos días de luz,
de azules y palmeras.                          Pura López                                                     De Alacena, poesía fundamental








Imagen
EN LA SALA



“De la rosa romántica, en la nieve,
él ha visto caer la última hoja.”
                                                            A. Machado




A Teresa Bervel, tía- abuela,
en su centenario.


Guarda la habitación entre sus lienzos
el antiguo abolengo de la sala.
Un retrato –marco de terciopelo--,
leve jarrón de frágil porcelana,
quinqués sobre tapetes de bolillo
y el Cristo, presidiendo las estancias,
con las rosas granates, los jazmines
azulados del huerto de la casa.
Al calor de una conversación de algo
imposible que teje la nostalgia:
sombra de quitasol, lazos de seda,
aires de rigodón, tacto de gasa,
susurros de abanicos, galanteo,
aroma de camelias, tez de nácar.
Al declinar la tarde, la camilla,
agrupa alrededor de la ventana,
cual doncellas del siglo diecinueve,
a la última tertulia de románticas.

                                                           Pura López, Alacena poesía fundamental

Imagen
ATRACO



La calle era tan larga y tan oscura;
los suyos la esperaban con la cena caliente.
Un muchacho de apenas quince años,
una navaja, el hielo en la garganta.
Cayeron en la huída
las gafas, un pañuelo, objetos personales.
De cuarto en cuarto, sólo
las campanadas se oyen de los fríos relojes.
Habita ya el pasado. El silencio se espesa:
la luna llena su última mirada.


Pura López, del libro Versos de asfalto,
Editorial Devenir, Madrid, 1996
Imagen
DERRUMBE EN LA CHANCA



Soñaba que los cerros golpeaban su pecho
Mientras que todo el aire se transformaba en polvo,
lo sacudió la angustia cuando fue a gritar madre
y su voz era tierra.
A eso de las seis, a causa de la lluvia,

se desprenden del monte unas piedras enormes
que aplastan tres viviendas.
Las noticias locales lo han dado de pasada
-entre café, tostadas y zumo de naranja-
para seguir hablando de cosas importantes.
Como cualquier mañana la vida continúa
retomando su curso. Aquí en el Hospital,
-entre verdes y frío- Antonio se despierta
Magullado y perplejo. Aún no se reconoce
persona preferente en cuestión de injusticias.                                      Pura López                                      Del libro Versos de asfalto






Todos las personas tenemos, creencias religiosas a un lado, necesidad de honrar a aquellas personas por las que sentimos cariño, afecto, reconocimiento, y que un día nos dejaron y fueron polvo, dolor, ausencia, nada, vacío, referente, esperanza, recuerdo...; pero no nos basta con recordarlos sólo individualmente, necesitamos hacerlo además, por pueblos, por culturas, hacerlo de forma colectiva. Yo que sobre todo amo la libertad y la vida, detesto las modas impuestas,las importadas por imitación de países colonizadores, así pues si creo que hay que "hacer duelos de labores y esperanzas" y que además, "hay que recordar en la alegría", respetando  los gustos de cada cual, no me gusta nada Halloween, tampoco las macabrerías de "un cementerio de muertos bien repleto", no, yo los quiero honrar con mi palabra, con mi poesía.  Aquí pues mi homenaje, en general a aquellos que perdimos, en particular a mi padre, a quien tanto quiero, con quien tanto quise, para f…