Todos las personas tenemos, creencias religiosas a un lado, necesidad de honrar a aquellas personas por las que sentimos cariño, afecto, reconocimiento, y que un día nos dejaron y fueron polvo, dolor, ausencia, nada, vacío, referente, esperanza, recuerdo...; pero no nos basta con recordarlos sólo individualmente, necesitamos hacerlo además, por pueblos, por culturas, hacerlo de forma colectiva.

 Yo que sobre todo amo la libertad y la vida, detesto las modas impuestas,las importadas por imitación de países colonizadores, así pues si creo que hay que "hacer duelos de labores y esperanzas" y que además, "hay que recordar en la alegría", respetando  los gustos de cada cual, no me gusta nada Halloween, tampoco las macabrerías de "un cementerio de muertos bien repleto", no, yo los quiero honrar con mi palabra, con mi poesía.

  Aquí pues mi homenaje, en general a aquellos que perdimos, en particular a mi padre, a quien tanto quiero, con quien tanto quise, para finalizar a los que estúpidamente mueren a causa de las guerras, la intolerancia, la incomprensión. 

 

 
 
                                   
 
  PORTARRETRATOS
 
 
                                                                                      
                                 “¡Es tan breve la vida para tan larga muerte"   
                                                                         Fernando de Villena
 
 
                                                             A quienes quiero y ya se han ido.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    
 
 
 
Nos miráis ya desde el portarretratos
presos en el instante y  la sonrisa
del momento elegido, ya sin prisa,
sus miradas presiden nuestros ratos.
Ajenos al dolor como a la risa
están allí, perennes, en la sala,
          mudos testigos en la última escala
de esa nada que la nada divisa.
Trashumantes, por cañadas de sombras,
viviréis lo que el tiempo que el recuerdo
sobreviva con quienes os quisimos.
Pisad nuestra añoranza: Las alfombras
tejidas por nosotros, día a día,
desde el mismo momento en que os perdimos.                         
 
                                                               Pura López
                                                               Del libro Alacena, poesía fundamental.
 
 
 
          

      RECUERDO

 
 
         “Y este recuerdo vivo de mi padre tan muerto.”
 
                                                                                          Sagrario Torres
 
Tenerte fue mi suerte y mi castigo,
destinada nací para quererte,
no pudo separarnos ni la muerte
y siempre tu recuerdo va conmigo.
 
Sin tregua ni descanso te persigo
y rebusco en la añoranza por traerte,
obstinada en la dicha de tenerte
no descanso por ver si lo consigo.
 
Pasaste por la vida de puntillas,
“motor oscuro”, incansable maestro,
          profundo pozo de sabiduría,
 
claro remanso de luz y de sosiego.
¡Qué hermoso que ha sido el tiempo nuestro
y que fueras mi padre, qué alegría!
                                 Pura López
                                         De Alacena, poesía fundamental.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

    SOLDADO DEL PELOTÓN

 
 
                                                                                                                                                                               
                                                
                                                                “Al que lanzó esta bala
                                                   que era hermano de madre
                                                   patria, ¿no le sabrá
                                                   también la boca a sangre?”
 
                                                                      Leopoldo de Luís
 
 
 
 
Aquellas albas turbias de los fusilamientos,
apretando el gatillo la vista se nublaba,
acribillada en hielo, el alma crujía,
las manos le temblaban esperando las órdenes,
a la vez que una vida, hurtada ya por siempre,
latente todavía rodaba por el suelo.
 
Y la misma pregunta machacaba insistente
en sus sienes novicias: “¿será la bala mía?”
 
El fuerte olor a pólvora lo hundía en hondas brumas.
Soñaba con la muerte.
Mientras, sigue la guerra salvaje, afilada.
 
                                  Pura López
                                          De Alacena, poesía fundamental
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 


Entradas populares de este blog

BIOGRAFÍA de PURA LÓPEZ CORTÉS