ATRACO

             

                                                                                              

 

La calle era tan larga y tan oscura;

los suyos la esperaban con la cena caliente.

Un muchacho de apenas quince años,

 una navaja, el hielo en la garganta.

Cayeron en la huída

las gafas, un pañuelo, objetos personales.

De cuarto en cuarto, sólo

 las campanadas se oyen de los fríos relojes.

Habita ya el pasado. El silencio se espesa:

 la luna llena su última mirada.

 

 

                          Pura López, del libro Versos de asfalto,

                               Editorial Devenir, Madrid, 1996

 

Entradas populares de este blog

BIOGRAFÍA de PURA LÓPEZ CORTÉS